Armando tu kit personal para emergencias

Armando tu kit personal para emergencias

La mayoría de nosotros que nos aventuramos al aire libre entendemos que parte del ello es que tenemos que estar preparados para emergencias. Hay muchos kits de primeros auxilios/supervivencia ya preparados para la venta en el mercado que intentan proporcionar una selección básica de productos que uno podría necesitar en una emergencia. Si bien algunas de estas opciones ciertamente pueden ser útiles, durante mi tiempo al aire libre, he creado mi propio kit personal de emergencia con artículos que he notado que son útiles para llevar a cabo todas mis excursiones al aire libre. La gran mayoría de las veces, no tendrás una "emergencia" al aire libre, pero muchos de los artículos que llevo conmigo son los que he encontrado que son útiles, independientemente de si hay una "emergencia" o no. Al presentar mi kit de emergencia personal, voy a contar un viaje en el que las cosas no salieron según lo planeado, y los elementos de mi kit que podrían haber facilitado las cosas, desafortunadamente, se quedaron atrás.

Durante una reciente expedición flotando y pescando por el río con varios amigos a un área remota de Costa Rica, el tiempo de viaje río abajo tomó más tiempo de lo esperado y nos encontramos en una situación en la que sabíamos que no íbamos a salir del río antes del anochecer. Ninguno de nosotros estaba preparado para esto, a pesar de que tres de nosotros en el grupo teníamos experiencia en este tipo de expediciones. Simplemente nos habíamos vuelto complacientes y demasiado confiados. Aunque llevaba conmigo mi kit de emergencia estándar, había dejado dos artículos muy importantes que usualmente llevo; uno lo dejé por elección y el otro por accidente.


Artículo #1: Filtro de agua

Casi siempre llevo un filtro de agua, pero esta vez lo dejé en casa, pensando que teníamos mucho espacio para el agua embotellada y que no había necesidad de preocuparse. ERROR #1. ¡Toda el agua embotellada se acabó alrededor de las 2pm! No necesito tanta agua como algunas personas, por lo que mi botella personal de Nalgene tenía agua hasta aproximadamente las 8 p.m., pero otros en el grupo no tenían agua. Como todos sabemos, estar hidratado es un factor clave cuando practicás cualquier actividad deportiva extenuante, por lo que para nosotros estar sin agua potable desde 2 p.m. fue producto de una mala planificación de nuestra parte.

Hay muchos filtros de agua en el mercado que se ocuparán de tus necesidades básicas en la mayoría de las situaciones, sin tener que vaciar tu billetera (Filtro Azteq), y deberías elegir lo mejor que podás pagar. Personalmente, prefiero un filtro de cerámica antes que los otros diseños, principalmente por lo fácil que es limpiarlos en el campo y ya que llena las botellas de agua más rápido que cualquier otro diseño que haya usado. No salgás de casa sin filtro.

Entre otras opciones para la purificación del agua se encuentran las tabletas germicidas que son económicas y livianas, pero requieren una espera de 30 minutos hasta que pueda beber su agua e, idealmente, las usás solamente en caso de emergencia.

Si bien conozco gente amante del aire libre y otras personas experimentadas que dicen que ellos no necesitan un filtro, pero yo no soy uno de ellos. Realmente no me veo muy bien vomitando y enfermo del estómago.


Artículo # 2: Lámpara de cabeza (las famosas headlamps).

¡Nunca salgás de casa sin una lámpara de cabeza! Normalmente tengo una en mi mochila y otra en mi auto, ¡pero no ese fin de semana! Había sacado uno de mis headlamps de mi carro el viernes por la mañana y, apurado por irme, lo dejé sobre la mesa de la cocina. Más tarde esa tarde, estaba recargando mis baterías AAA en la tienda antes de que nos fuéramos para nuestro viaje, ¡y dejé mi segundo headlamp en el escritorio de la tienda! Así fue como me encontré a las 5:30 pm del Sábado con el sol poniéndose y sin lámpara de cabeza. Además, nadie en el grupo tenía uno, así que tuvimos que confiar en las luces de nuestros teléfonos celulares. A pesar de que esto nos ayudó a navegar por el río en la oscuridad, no era nada comparado con una lámpara de cabeza que te permite tener las manos libres con un potente haz de luz para ver el camino por delante.

Afortunadamente, todo salió bien en nuestra aventura y llegamos a nuestro destino y pudimos salir del río a las 9:30 p.m. Estábamos cansados, hambrientos y sedientos, pero con buena actitud. Aprendimos mucho de la experiencia. Lo que esto me enseñó fue que no importa cuán familiarizado esté con mi deporte o un área geográfica que creo conocer, nunca debería ir a la naturaleza sin un kit básico que ahora llevo religiosamente en todo momento.

.

Nuestra pequeña aventura me hizo reevaluar lo que necesito llevar y lo que puedo sugerir que otros lleven cuando están en la naturaleza. Para ser claros, no soy médico y solo puedo sugerir lo que siento que es importante para mí. Esperamos que te inspire a hacer lo mismo. Te recomiendo que preguntarle a tu doctor o profesional calificado acerca de su opinión sobre las cosas que deberías tomar y cómo usarlas adecuadamente, si te encontrás en una situación que requiere el uso de primeros auxilios. Hay cursos de primeros auxilios que podés tomar y creo que todos los que pasan tiempo al aire libre o a grandes distancias de atención médica inmediata deberían participar. Consultá con tu Cruz Roja local para obtener más información. Además, hay cursos internacionales disponibles en línea. El curso que tomé con Wilderness Medical Associates International se puede encontrar aquí: https://www.wildmed.com. También han impartido cursos en Costa Rica en el pasado.


Mi kit:

1. Filtro de agua

2. Lámpara de cabeza

3. Cuchilla

4. Cinta de primeros auxilios

5. Cinta adhesiva (Duct Tape)

6. Curitas

7. Gasilla

8. Peróxido de hidrógeno

9. Yodo

10. Crema antibiótica

11. Crema de óxido de zinc

12. Acetaminofen

13. Pastillas de carbón activado

14. Antihistamínico

15. Cepillo de dientes

16. Pasta de dientes

17. Espejo

18. Bridas de plástico

19. Silbato impermeable

20. Paracord

21. Mosquetón(es)

.

.

Si bien esta no es una lista completa de todo lo que podría llevar en caso de emergencia, es un punto de partida para mí. Es lo suficientemente pequeño como para poder llevarlo todos los días en mi mochila de uso diario y también llevar en mi bolso pequeño con solamente los esenciales para una escapada de fin de semana.

Siempre listo, siempre preparado.